psicoprofilactico

Publicado el

 

 

Si quieres tener un parto normal recuerda que Lamaze International y la Organización Mundial de la Salud recomiendan prácticas de atención que favorecen el parto normal, natural y saludable. Por ello  debes llevarlas a la práctica; te recomendamos las comentes con tu médico para que trabajen en equipo y cuentes con su apoyo.

 

Practica de atención #1

Permite que el parto inicie por si solo, espontáneamente, cuando tu bebé esté listo para nacer y tu cuerpo te lo indique. Evita la inducción del parto por elección sin ninguna razón medica importante para realizarla.

En las últimas semanas de embarazo tu y tu bebé se preparan para el nacimiento, tu bebé desciende por la pelvis dos semanas antes del parto, el cuello se proyecta hacia delante y se va suavizando. Puedes o no sentir algunas contracciones que van borrando el cuello y dilatándolo.

Por otro lado, los pulmones de tu bebé maduran y su cuerpo forma una capa de grasa protectora. Cuando está listo, te mandará una señal hormonal para que liberes las hormonas inicio al trabajo de parto.

Existen razones médicas de fuerza mayor para provocar el parto por medio de una inducción como son:

-La ruptura de las membranas (la fuente) y que la contractilidad no inicie espontáneamente.

-Si el embarazo llega a las cuarenta y dos semanas.

-Si tuvieras presión alta o algún problema de salud como diabetes o infección en el útero.

Un “bebé grande” o “muy grande” no es indicación médica para inducir el parto en una mujer que no es diabética.

La inducción electiva o por conveniencia debes evitarla pues inducir el parto implica algunos riesgos como:

-Riesgo de prematurez sacando al bebé demasiado pronto, involuntariamente comprometiendo su vida y su salud.

-Al inducir el parto, se vuelven necesarias mas intervenciones médicas como tener una vena canalizada, monitoreo fetal electrónico continuo, confinamiento en cama o limitación de la posibilidad de moverse con libertad y medicamentos para el dolor.

-Psicologicamente la madre puede sentirse insegura sobre el funcionamiento de su cuerpo.

Lamaze international recomienda que no des tu consentimiento para la inducción a menos de que exista una razón médica importante para hacerlo.

 

 Práctica de atención #2

Camina, muévete y cambia de posición, sentada, parada, hincada, en cuclillas, sentada en la pelota, usa la tina o la regadera, según lo requieras con libertad durante todas las etapas del trabajo de parto.

Evita estar acostada sobre tu espalda en la cama, en esta posición es como mas te dolerán las contracciones; si estuvieras cansada puedes acostarte de lado un rato para descansar y luego ponerte a gatas, sentarte o ponerte te pie, caminar y moverte, porque así el nacimiento de tu bebé será mas fácil. Debes aprovechar la fuerza de gravedad para ayudar a tu bebé a descender. Al moverte tu pelvis tendrá la posibilidad de lograr su máxima amplitud y también podrás responder adecuadamente al dolor que te dice precisamente que posición es la mejor para ti.

Estar en continuo movimiento te distrae de la incomodidad, te da sensación de libertad y te permite relajar la tensión experimentando menor dolor. Cambia de posición y muévete escuchando a tu propio cuerpo ya que el útero responde al movimiento trabajando con mayor eficiencia, ayuda al bebé a descender y a rotar mientras mantienes el ritmo del trabajo de parto activo.

Para mitigar el dolor en la espalda baja balancea tu pelvis, abrázate de tu marido y haz un baile muy lento, recárgate en algún mueble y agáchate hacia delante o ponte a gatas bajando tu cabeza y tus brazos. El parto es un proceso activo y tu cuerpo responderá por medio del movimiento sin restricciones que tu requieras.

 

Práctica de atención #3

Asegúrate de tener compañía y apoyo continuo de una persona que tu elijas durante tu parto.

Tener a tu lado a tu marido será un enorme apoyo emocional, puede ser también alguien que estimes y desees que esté contigo o una doula quien es una acompañante profesional en el parto.

La doula estará junto a ti para lo que necesites en todo momento, te ayudará a comprender mejor lo que sucede en el hospital, a cumplir las metas que plasmaste en tu plan de parto, te brindara medidas de confort y estrategias para manejar las molestias y el dolor durante tus contracciones sin medicamentos. Estará para escucharte y darte apoyo.

Según la evidencia científica de Cochrane sobre embarazo y nacimiento, el apoyo continuo a la mujer en trabajo de parto es claramente benéfico; las mujeres que lo tuvieron comparadas con las que estuvieron solas tuvieron menor probabilidad de

tener una operación cesárea, dar a luz con fórceps o estractor de vacío, utilizar bloqueo epidural y analgésicos para el dolor y de reportar insatisfacción y experiencia negativa después del nacimiento de su bebé.

 

Práctica de atención #4

Evita intervenciones médicas rutinarias, toda intervención que te realicen debe ser por verdadera indicación médica y con tu consentimiento.Los avances médicos son una gran ayuda en casos de embarazos de alto riesgo y de bebés prematuros; sin embargo la mayor parte de los casos son los normales en los que no es necesario intervenir.

La evidencia científica ha demostrado que las intervenciones médicas practicadas de forma rutinaria tales como tener una vena canalizada, la inducción o la conducción del parto, el monitoreo fetal electrónico continuo y el bloqueo epidural, no mejoran los resultados del parto en todas las mujeres. La investigación sugiere que a menos de que exista una indicación médica clara para realizar una intervención médica, interferir con el proceso natural del trabajo de parto puede ser mas bien perjudicial.

No es necesario restringir la ingesta de alimentos sencillos y de líquidos durante el trabajo de parto normal, la Sociedad Americana de Anestesiólogos (ASA) y el colegio americano de Obstetricia y Ginecologiía (ACOG) recomiendan que se den líquidos claros a las mujeres de bajo riesgo en trabajo de parto, lo cual es la forma ideal de mantenerlas hidratadas, haciendo innecesarios los fluidos intravenosos.

Los expertos recomiendan que en los partos de bajo riesgo la auscultación del los latidos cardíacos del bebé se lleven a cabo cada media hora en la fase activa y cada quince minutos en la etapa expulsiva. Para los casos de trabajo de parto de alto riesgo recomiendan escucharlos cada quince minutos en fase activa y cada cinco minutos en etapa expulsiva.

En los partos normales, en caso de usar monitoreo fetal electrónico, debe ser de forma intermitente, ponerlo por 20 minutos y retirarlo, depués de una hora volverlo a poner y asi sucesivamente para facilitar el movimiento y la posibilidad de utilizar medidas de confort adecuadas.

La ruptura artificial de las membranas (fuente) no debe realizarse pues el agua protege la cabeza del bebé y romperla artificialmente implica una carrera contra el tiempo para que el parto termine pronto, pues a medida que el tiempo pasa con la fuente rota, aumenta el riesgo de infección por lo que el médico querrá apresurar el parto utilizando occitocina intravenosa alterándose el funcionamiento natural de las hormonas y es que en el trabajo de parto normal la occitocina la libera el cerebro; cuando alcanza un nivel alto se liberan también endorfinas que son las hormonas naturales que ayudan a las mujeres a reducir la percepción del dolor. La occitocina artificialmente administrada en soluciones intravenosas, no llega hasta el cerebro y por lo tanto no causa la liberación de las endorfinas que ayudan a la madre a sentir menor dolor y el proceso se hace mas difícil de sobre llevar pues las contracciones serán mas fuertes y mas dolorosas.

Por otro lado la mujer a la que se ha administrado occitocina en la vena va a requerir monitoreo fetal electrónico continuo, será confinada en cama y no podrá moverse libremente para utilizar estrategias para manejar el dolor por lo que es muy probable que requiera un bloqueo epidural. Por todo esto y de acuerdo con Cochrane la inducción y la conducción con occitocina no debe practicarse rutinariamente; sólo debe usarse en los casos de mujeres que verdaderamente presenten un progreso anormal del trabajo de parto.

El bloqueo epidural es una práctica muy generalizada como rutina en los partos sin embargo debes saber que su uso tiene varios riesgos; los músculos de la pelvis se relajan tanto que se dificulta la rotación de la cabecita del bebé y se hace mas tardado el descenso por el canal del parto. La ausencia de dolor interfiere con la liberación de occitocina haciéndose necesario estimular el trabajo de parto con una conducción con occitocina artificial. Será necesario que la mujer tenga una vena canalizada para pasarle suero ya que el bloqueo puede causar una baja en su presión arterial, también será necesario usar el monitoreo fetal electrónico continuo.

Los estudios demuestran que las mujeres a las que se les pone el bloqueo epidural están expuestas a efectos no deseados pues el bloqueo se asocia con índices mas bajos de nacimientos vaginales incrementándose los nacimientos por cesarea, índices mas altos de partos instrumentados (fórceps y estractor de vacío), trabajos de parto mas largos, fiebre durante el trabajo de parto que hará que el bebé sea separado de su madre para realizarle análisis y descartar una posible infección.

Por todo lo anterior el bloqueo epidural no debe ser rutinario en los partos por lo que se debe meditar la decisión de aplicarlo con prudencia y cautela. Es mejor utilizar estrategias no medicamentosas para el manejo del dolor. El bloqueo epidural debe usarse para las operaciones cesáreas y a veces en partos demasiado largos donde la mujer requiera un lapso para descansar procurando calcular la dosis de modo que su efecto desaparezca durante la expulsión para que la madre pueda pujar bien y ayudar a su bebé a nacer.

 

Práctica de atención #5

Evita pujar acostada sobre tu espalda, puja en posiciones verticales o acostada de lado. De esta forma aprovecharás mejor la fuerza de gravedad, te sentirás en control y experimentarás menor dolor.

A lo largo de la historia la mujer siempre dio a luz sentada, en cuclillas, de lado o de rodillas como se aprecia en el arte de varias culturas alrededor del mundo. Fue hasta el siglo XVII con la aparición de las prácticas medicas que se acostó a la mujer para el parto.

Las posiciones verticales de pie o de rodillas aprovechan la gravedad; las cuclillas amplian el diámetro de la pelvis facilitando el descenso aunque es una posición cansada por lo que debes alternarla según tu cuerpo te lo indique y también usar cuclillas con soporte colgándote de tu esposo o de un rebozo.

Ponerte a gatas en cuatro puntos ayuda cuando hay mucha presión en la espalda baja y estar semisentada es otra alternativas. Cuando el parto progresa demasiado rápido, acostarse de lado ayuda a disminuir el ritmo de la contractilidad uterina.

Según la evidencia científica de Cochrane adoptar posiciones verticales, acorta el periodo expulsivo, reduce el parto instrumentado, reduce la práctica de la episiotomía, reduce el dolor severo y los patrones de la frecuencia cardíaca fetal son mas normales. Acostarse sobre tu espalada puede provocar que presión arterial baje reduciendo el flujo sanguíneo al bebé y tu estarás mas incómoda.

 

 

Práctica de atención #6

Mantén a tu bebé siempre a tu lado, evita separate de él desde el momento de su nacimiento.

Las investigaciones han demostrado que demorar o limitar el tiempo que el recién nacido pasa con su madre puede tener efectos perjudiciales en la relación entre los dos y en el éxito de la lactancia materna.

A partir del nacimiento si tienes a tu bebé sobre tu pecho en contacto piel a piel, liberarás enorme cantidad de occitocina, que es la hormona que hace que el útero se contraiga, esto te ayudará a expulsar la placenta con mas facilidad, a prevenir hemorragia.

A su vez , el contacto piel a piel, hace que tu pecho aumente su temperatura y que sea el lugar idóneo para tu recién nacido. Además hará que tu te sientas calmada y sensible pues estimula el instinto materno que favorece la vinculación de apego con tu bebé. Tu bebé respirará con mas facilidad y tendrá niveles altos y constantes de azúcar en la sangre, llorará menos y se sentirá tranquilo y protegido; subirá de peso y tendrá menos riesgo de padecer ictericia.

Cuando abrazas a tu bebé en contacto piel a piel liberas aun mas occitocina y también liberas endorfinas que contribuyen a la sensación de bienestar en ambos en estos momentos. El bebé al nacer tiene altos niveles de adrenalina que lo mantienen alerta para encontrarse con su madre, buscar el pecho y amamantar por primera vez.

El contacto piel a piel con tu bebé en sala de partos, le garantiza que colonice su cuerpo con las bacterias normales y benéficas que se encuentran en tu piel ayudándole a que no se enferme por otros gérmenes dañinos. Estando ahí tu bebé pronto encontrará tu pecho y podrá amamantar por primera vez empezando a colonizar su intestino con las bacterias que formarán su microbioma que protegerá su vida y su salud a largo plazo.

Durante tu estancia en el hospital, solicita alojamiento conjunto para que tu bebé esté contigo de día y de noche. Estudios recientes han demostrado que las madres duermen mas y mejor cuando tienen a sus bebés con ellas pues están mas tranquilas y duermen mientras su bebé duerme.

De esta forma se conocerán mutuamente, podrás reconocer sus necesidades y atenderlas oportunamente, fortaleciéndo el apego entre los dos.

Además estará siempre calientito, llorará menos y tendrá acceso a tu leche cuando la necesite dando los primeros pasos para que tu lactancia sea exitosa.

 

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

Las hormonas en el parto

Las hormonas en el parto tienen un delicado y armonioso funcionamiento y fluyen con sorprendente balance cuando se respeta su acción fisiológica.   Tu cerebro se encarga de liberar varias

Papá, mamá y sus hijos van primero.

La familia humana formada por un padre, una madre y sus hijos va primero!! En todos los ámbitos de la vida social debemos siempre tener en cuenta esta premisa y