¿Se vale sentirte triste después del nacimiento de tu bebé……?

Una madre comentó: «Recuerdo estar en la cama del hospital tras el nacimiento de mi cuarto hijo, Roberto. Después de un día entero de duro trabajo de parto, ¿quién dice que el cuarto viene fácilmente?,  estaba completamente agotada. Después de ver a mi precioso  bebé con satisfacción, me invadió un sentimiento incontrolable de cerrar los ojos y dormir. Mientras mi marido acunaba a nuestro recién nacido, me fui hundiendo. Mis pensamientos eran: No puedo hacerlo, no tengo fuerzas. ¿Cómo voy a cuidar el bebé? Afortunadamente para mi, varias horas de sueño, una familia que me apoyó y unos genes adecuados fueron todo lo que necesité para volver a sentirme bien de nuevo».

Sin embargo, alrededor del 80% de las nuevas madres experimentan  tristeza posparto (baby blues), que llega a durar hasta 15 días tras el nacimiento de su bebé. No es algo que las nuevas madres puedan controlar, no hay lugar para la culpa. Las madres más maravillosas y comprometidas, con el primero o con más de un hijo, pueden experimentar tristeza posparto.

¿Qué es la tristeza posparto?
El nacimiento de tu bebé te ha llevado a una situación de grandes cambios en tu cuerpo y tu vida, y tus emociones están reaccionando de una manera normal. En cuestión de minutos, se producen cambios hormonales drásticos cuando el cuerpo pasa del embarazo al nacimiento de tu  bebé. Añádele a esto tu nuevo nombre mamá y las responsabilidades que ésto implica  y la tristeza es perfectamente comprensible. No estás sola. Este bajón emocional durante las primeras semanas es normal tras el nacimiento. Sólo recuerda que tu situación tiene un origen físico y que está potenciada por nuevos retos, pero que tú podrás adaptarte a ellos muy pronto.

¿Cómo sé si tengo tristeza posparto?
Todas las mujeres que experimentan la tristeza posparto lo hacen de una manera distinta. Los síntomas más habituales son:

  • Ansiedad y nerviosismo
  • Pena o sentimientos de pérdida
  • Estrés y tensión
  • Impaciencia o saltar a la primera
  • Brotes de llanto inexplicables o lágrima fácil
  • Cambios de humor
  • Dificultad en concentrarse
  • Problemas para dormir o cansancio excesivo
  • No querer vestirse, salir o limpiar la casa

Esta condición es pasajera y la mujer normalmente tiene la fuerza para salir de ella. Ayuda mucho contar con un sistema de apoyo adecuado durante las primeras dos semanas para que la madre pueda dedicarse tiempo completo a alimentar y a atender a su bebé con la tranquilidad de saber que alguien mas se encarga de la comida, la compra, el cuidado de la casa, el lavado de ropa y de la atención de los hermanitos pequeños.

Es esencial saber recibir ayuda de la familia y los vecinos así como reconocer que en estos días la necesitamos mucho.

ATENCIÓN! Si la tristeza posparto se prolonga, deja de ser una condición normal y la madre necesita ayuda profesional  del psicólogo  o del psiquiatra ya que puede ser una depresión patológica o una psicosis en la que la integridad de ella misma o de su bebé estén comprometidas.

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

La fortuna de ser mujer y madre

  Por Gabriela Oria   Las personas hemos sido creadas en dos versiones: el hombre y la mujer. Ambos compartimos la misma naturaleza humana especifica y maravillosa; somos cuerpos animados

¿Qué tanto sabemos de la Pastilla de Anticoncepción de Emergencia?

La píldora de anticoncepción de emergencia conocida como PAE requiere ser estudiada con mayor profundidad y su uso no es algo para tomarse ni recetarse a la ligera.     Pareciera