El cuerpo es sabio y así como está diseñado para que des a luz a tu bebé, de igual manera está diseñado y equipado con todo lo necesario para que lo alimentes inmediatamente después de que nazca.  La alimentación que tú puedes darle, va más allá de únicamente el alimento físico.  Tú y sólo tú, puedes darle el alimento más completo.  La lactancia materna, es el alimento para el alma también.  Por ello, es importante que inmediatamente después de que nazca tu bebé, lo pegues a ti piel a piel.  Comenzará a reconocer su entorno de una manera amorosa y tranquila.

Todas las dificultades que se pueden presentar durante la lactancia tienen solución, solo necesitas conocimiento y paciencia.

 

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

Asombro ante el valor de la vida humana

Por Jessica Aarún Cordero, Ana Gaby Gómez, Gabriela Martínez, Rosa María Requejo, Ana María Villamor   ——- El hombre tiene una inclinación natural a ser filósofo, motivado por quererse explicar

Etapas del trabajo de parto, como identificarlas

Por Gabriela Oria El trabajo de parto es una función maravillosa propia de la mujer en la cual se involucran todas las dimensiones de la madre, por lo que ciertamente