DSC04575_2

Publicado el

 

DSC04575_2

 

Las hormonas en el parto tienen un delicado y armonioso funcionamiento y fluyen con sorprendente balance cuando se respeta su acción fisiológica.

 

Tu cerebro se encarga de liberar varias hormonas que actúan de formas especificas y coordinadas durante tu trabajo de parto.

Debes tomar en consideración acciones que favorezcan y optimicen su liberación y adecuado funcionamiento, en primer lugar permitiendo que el trabajo de parto se establezca espontáneamente para que el sistema de hormonas esenciales en el parto, actúe sin interferencias. Es necesario proteger tu bienestar emocional en trabajo de parto, satisfacer tu necesidad de estar en un ambiente seguro y con privacidad en el que no se te esté observando o interrumpiendo. Así podrán fluir las hormonas y lograrás un parto óptimo, seguro, saludable y placentero, en el que requieras menos intervenciones médicas y experimentes un adecuado apego entre tú y tu bebé así como una lactancia exitosa.

El modelo de atención del parto debe cuidar los aspectos de la salud física pero al mismo tiempo los aspectos emocionales y los deseos de los padres pues todo esto impacta en el nacimiento por la adecuada liberación de las hormonas en el parto, por ello es vital que elijas un equipo de salud que esté dispuesto a escucharte y atender tu parto normal asi como un lugar apropiado para dar a luz. El efecto positivo de cada parto atendido en estas condiciones favorables se extiende a cada bebé, a sus padres, a su familia y a la sociedad.

Las hormonas que se liberan naturalmente en el trabajo de parto y el nacimiento son:

La occitocina liberada por la hipófisis, es un neuro transmisor y también es la que causa las contracciones uterinas que te conducen al parto, reducen el estrés, alivian y evocan sentimientos de amor, calma y conexión con los demás. También se libera al bailar, al cantar y durante las relaciones sexuales genitales, en el orgasmo, al moverse, besarse y acariciarse así como cuando disfrutas una reunión de amigos y te ries mucho pasándotela muy bien. Debes ser atendida con calidez, respeto y dignidad pues la occitocina se inhibe cuando te sientes observada o tienes mucho estrés.

Las beta-endorfinas, son hormonas y neurotransmisoras, son un opiaceo endógeno que se produce en el sistema nervioso central que ayuda a aliviar en estrés y el dolor cerca del momento del nacimiento y provocan sensaciones de placer y recompensa. Te provocan un estado alterado de conciencia de gran introspección en el que te concentras fuertemente en tu trabajo instintivamente y necesitas evitar cualquier interrupción.

Las catecolaminas (como la adrenalina) son neurotransmisores que  provocan un estado de alerta tanto en ti como en tu bebé justo el momento de la expulsión del bebé, provocando sensaciones de gran fortaleza y fuerza física así como de intensa motivación. Estas hormonas también protegen el cerebro y el corazón de tu bebé durante las intensas contracciones del trabajo de parto y lo capacitan para la enorme transición hacia la vida fuera del útero que es el parto.

La prolactina es una hormona producida en la parte anterior de la hipófisis y actúa puntualmente en la glándula mamaria, es de la mayor importancia en el proceso procreativo, reduce el estrés y ha sido llamada la “hormona de la maternidad”. Sus múltiples funciones incluyen la producción de la leche materna y te ayudan a adaptarte a tu nuevo papel de mamá, a crecer en paciencia y tolerancia, acentuando tu instinto materno.

El ambiente de privacidad y sin interrupciones apropiado para el parto hará que te sientas segura y confiada para que tus hormonas fluyan reduciendo las hormonas propias del estrés que son las catecolaminas (adrenalina y otras) que si se elevan especialmente al inicio del trabajo de parto pueden hacerlo lento y largo e incluso llegar a suspenderlo.

Para lograr un ambiente propicio debes cuidar algunos detalles como la intensidad de la luz checando que ta hace sentir mas segura, la luz brillante, ténue o apagada. Los sonidos como música que sea agradable para ti y te evoque sentimientos de paz y amor o quizá silencio; olores agradables que te proporcionen sentimientos de seguridad te pueden ayudar también.

Quien los acompaña en el parto (la doula) debe hacer todo lo que esté a su alcance por mantener tu privacidad y seguridad. Identificar si te ayuda un masaje, donde sientes mas alivio y consuelo o si prefieres no ser tocada. De igual forma buscar estrategias que te ayuden a calmar tu mente, visualizaciones, frases repetitivas, meditar y orar pues todo esto ayuda a tu cerebro a crear y a liberar las hormonas que facilitan el parto. Estudios publicados indican que una herramienta muy efectiva para optimizar los resultados en el nacimiento es una persona que proporciona apoyo continuo a la mujer en trabajo de parto como lo hace la doula.

El buen ánimo y apoyo durante el embarazo y el parto te ayudarán a mantenerte en calma y relajada. Esto contribuirá al óptimo fluir de las hormonas que hacen que el trabajo de parto progrese adecuadamente y tengas un excelente parto.

Es muy importante buscar siempre la armonía, la convivencia amorosa en la familia y evitar el estrés y la ansiedad tanto durante el embarazo como durante el trabajo de parto preparando el camino para una crianza feliz.

 

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

Write my essay service can save you from a not possible pit of college preparation

Really like this area simply because of substantial degree of English, very good grammar and great crafting abilities. Writers typically support with matters when I need to have to select

Maternidad: vivencia que enriquece

Las personas hemos sido creadas en dos versiones: hombre y mujer. Ambos compartimos la misma naturaleza humana específica y maravillosa. Somos espíritus encarnados, capaces de amar y con un enorme