Publicado el

Para una lactancia exitosa el primer paso es vigilar que el bebé esté acoplándose al pezón correctamente para succionar.
Si el bebé succiona solo en la punta del pezón lo va a lastimar y no podrá obtener suficiente leche. Para poder extraer leche se requiere de la combinación de la compresión adecuada de la areola por medio de la succión del bebé y el movimiento de su lengua.
Te sugerimos seguir los siguientes pasos:
– Lávate las manos y acomódate en la posición que tu elijas
– Colocar la cara del bebé frente el seno y su cuerpo pegado a ti
– Sostener su cabeza colocando tu mano derecha en su cuello de forma que el bebé pueda mover su cabecita hacia atrás libremente y abrir muy grande su boca
– Con tu mano izquierda toma tu seno en forma de “C” con los cuatro dedos abajo del seno y solo el pulgar arriba. Deja completamente descubierta la areola y eleva tu seno ligeramente
– Con tu pezón acaricia el labio superior del bebé para estimular el reflejo de búsqueda u osiqueo
– Espera con paciencia a que el bebé por sí solo abra enorme su boca y se acople a tu pecho. Lo primero que toca tu pecho es su barba ya que su cabecita está hacia atrás y su cuello extendido para tomar primero la toda la parte de abajo de la areola y casi toda de la parte de arriba, de forma asimétrica.

– Tu pezón debe quedar muy atrás dentro de su boca a la altura del paladar blando.
– Para retirar al bebé del pecho solo espera a que él lo haga. Si por alguna razón requieres retirarlo antes introduce tu dedo meñique en la comisura de sus labios para que entre aire a su boca y se rompa la succión.
– Para que el bebé repita el aire que ha tragado, enderézalo al terminar de alimentarlo del primer seno, sobre tu hombro, acostado boca abajo sobre tu regazo o sentado sosteniéndole la cabeza. Trata de que repita también al finalizar el segundo pecho, a veces basta con presionar su estómago, darle suaves golpecitos o masaje de abajo hacia arriba en su espalda. Recuerda que no siempre traga aire por lo que es posible que no eructe siempre y se sienta bien.

Señales de una acoplamiento adecuado al seno materno:
toda la areola dentro de la boca de tu bebé,
su lengua estirada descansando sobre la encía inferior,
sus labios enrollados hacia afuera (como pescadito),
ausencia de dolor,
el bebé permanece acoplado al pecho succionando relajado y contento y
se escucha como traga.

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

Método Lamaze

Ante el acontecimiento de mayor trascendencia en la mujer, como lo es  un embarazo y el momento del pato, se ha comprobado que tanto la participación de la familia durante

Cuando hablar de sexualidad a mis hijos??

Por Gabriela Oria Es frecuente que los padres tengan duda o se pregunten cual será el mejor momento de hablar de sexualidad a sus hijos y muchas veces experimentan gran