Publicado el

– Nunca metas nada en la nariz del bebé ni en las orejas porque puedes lastimarle el tímpano.
– Si el bebé tiene las uñas largas, córtaselas para evitar que se rasguñe su carita con unas tijeritas (de preferencia con la punta redondeada) o con un corta uñas para bebé.
– Evita cargar al bebé mientras cocinas, puede quemarse.
– Evita el cigarro, las cenizas pueden quemar su piel y el ambiente con humo también puede dañar sus pulmones.
– Cuando des baños de sol que sean solo unos cuantos minutos, su piel puede quemarse y lastimarse si se le expone al sol demasiado tiempo.
– Nunca sacudas al bebé ni lo lances al aire jugando. Si el bebé está llorando mucho y tu te sientes cansada, enojada o frustrada contrólate y evita sacudir al bebé con fuerza pues puedes causarle daño cerebral, ceguera y hasta la muerte.
– Protege siempre la cabeza de tu bebé de movimientos violentos.
– Nunca dejes solo al bebé en una cama, mesa o superficie de la que pueda caerse, lastimarse o romperse un hueso.
– Para dormir de noche y para las siestas durante el dia, acuesta al bebé boca arriba sobre su espalda. Hay estudios serios que han demostrado que aumentan los casos de muerte de cuna cuando a los bebés se les acuesta a dormir boca abajo sobre su estómago. Cuando esté despierto el bebé, puedes ponerlo sobre su estómago para que experimente otra posición y ejercite su espalda y sus hombros.
– El colchón del bebé debe ser firme. Sin sábanas sueltas, almohadas, peluches ni colchas que puedan tapar su cara e impedirle respirar adecuadamente.
– No le tapes la cara al bebé para dormir, solo pon la sábana de abajo de resorte. En caso de querer taparlo con cobertor, este debe llegar solo hasta el pecho del bebé y del lado de los pies debe estar bien metido abajo del colchón para que el bebé no pueda jalarlo y taparse la cara.
– Asegúrate que el bebé no esté demasiado caliente para dormir, la temperatura del cuarto debe ser agradable para cualquier adulto y al bebé debes vestirlo con tanta ropa como tú te pondrías.
– Puedes acostar al bebé en tu misma cama y amamantarlo acostada siempre y cuando no fumes, no ingieras alcohol ni drogas que puedan alterar tu estado de alerta para atender al bebé. Otra opción recomendable es colocar la cunita cerca de tu cama para tener al bebé muy cerca y se promueva el contacto y la lactancia materna.

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

Sexualidad y lactancia

Por Gabriela Oria El apetito o deseo sexual es una energía maravillosa que motiva a los esposos a lograr grandes proyectos juntos en todas las etapas de la vida, con

¿Tiene ventajas el parto natural?

  por Gabriela Oria ¿Por qué elegir un parto natural para en nacimiento de mi hijo? Es la pregunta de muchas mujeres embarazadas que buscan la mejor opción para proteger