Publicado el

La misión del papá es determinante desde la concepción, el embarazo, cuando nace su hijo y durante la crianza. La cercanía con su mujer, el apoyo material y de logística en la casa son aspectos fundamentales para satisfacer las necesidades de su familia. El bebé necesita su amor y su cercanía, la relación personal con él irá aumentando al paso de las semanas. Si el papá realmente se involucra puede cambiar al bebé, bañarlo, cargarlo, consolarlo en contacto piel a piel, hablarle y cantarle. El bebé reconoce su voz y disfruta sentirse seguro en sus brazos. Tener un hijo es un cambio de vida, asumir la paternidad con responsabilidad y amor es un reto fascinante que te transforma en papá.

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

Oración por mis hijos

Ayúdame Señor a comprender a mis hijos, a escuchar pacientemente lo que quieren decirme, y a responderles todas sus preguntas con amabilidad. Evítame que los interrumpa, que les dispute o

El verdadero papel del Padre

Por Gabriela Oria   “Lo más importante que un padre puede hacer por sus hijos es amar a su madre…” (Pruett)   En el momento del nacimiento, hombre y mujer