Publicado el

Los loquios son el sangrado después del parto. Su aspecto es muy parecido al sangrado menstrual aunque más abundante. Poco a poco al paso de los primeros días el sangrado es más líquido y de color rojo pálido. En la segunda semana es más espeso y amarillento y va disminuyendo mientras se recupera el recubrimiento interior del útero. Tiene un olor peculiar pero no debe ser fétido.
Es importante notificar al médico si tu sangrado es profuso, persistente y abundante o si tiene mal olor ya que esto no es normal y requiere atención.

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

Un modelo a seguir

Todas las madres participamos en la creación de nuestros bebés tocando un terreno sagrado. Jesús siendo Dios se acercó a nosotros y asumió nuestra naturaleza humana naciendo como todos los

¿Quién es la doula?

Por Gabriela Oria   Se sabe que la mujer en el proceso del parto debe estar acompañada, segura, bien atendida por personas que la respeten y la traten amorosamente pues